_DSE5918 2.jpeg

José R. Cuervo-Arango
Gijón, 1947

Nací en Gijón, Asturias, el 23 de Julio de 1947. Cursé el Bachillerato en el Colegio de los Jesuitas de esta ciudad y, motivado por la tradición familiar, estudié Medicina en la Universidad de Salamanca.

 

Los años universitarios tuvieron una gran trascendencia pues me proporcionaron un nuevo ambiente, más liberal, facilitando el desarrollo de variados intereses personales y contribuyendo a hacer más amplia y sólida mi escala de valores. Tarea exigente en tiempo y esfuerzo, que cristaliza en el progresivo entendimiento de lo que es realmente motivación, creatividad, comunicación y vida como un todo unitario y que, naturalmente, continúa.

 

El arte es, en su sentido más amplio, una celebración de estar vivo y un artista debe proyectar sus propias experiencias y su actitud hacia la vida si quiere dejar tras de sí un mensaje universal y único. Mi integración en la filosofía de estos conceptos es absolutamente central en mi vida.

Aunque cualquier modo de expresar la necesidad creativa tiene, en mi opinión, el mismo valor, llegué a la Fotografía sin saber bien las razones de su poderoso atractivo.

Soy autodidacta. Me recuerdo comprando mi primera cámara hacia 1970 y tomando las primeras imágenes sin una particular intención o conocimiento del medio. Es en los años finales de esa década cuando el creciente interés y una percepción más madura configuran una visión más rica y definida y tomo conciencia de un firme compromiso con ésta fascinante forma de interpretar la Luz, verdadera creadora de la imagen y esencia del quehacer fotográfico.

 

Con respecto a mi trabajo no es preciso que yo haga extensos comentarios. Sólo debo decir que me siento profundamente motivado por el fino y complejo Orden que percibo en el Universo, de apariencia a menudo caótica, pero sin discontinuidades, donde cada elemento está relacionado con todos los demás.

 

El propósito es comprender y celebrar y en este sentido me atrae singularmente la Naturaleza, donde encuentro una fuente inagotable de significado, misterio y disfrute, en sintonía con un espíritu romántico y proclive a mostrar sus emociones.

Puede muy bien ser la búsqueda de la Armonía, la Forma, la Belleza, tanto da, de lo que estoy hablando y es necesario comentar que la Música es una fuerza dominante en mi vida, sus ritmos, armonías y variadas resoluciones aparecen en mi obra como reflejos en un espejo.

 

Finalmente, estas líneas no pretenden sino ofrecer algunas claves sobre el qué y el porqué de mis fotografías, ellas son realmente mi expresión.

El resto depende del observador, incluyéndome a mí como tal.