Segimón Vilarasau

Barcelona 1971

VILARASAU.png
SEGIMON-VILARASAU-11
SEGIMON-VILARASAU-11

press to zoom
SEGIMON-VILARASAU-05
SEGIMON-VILARASAU-05

press to zoom
SEGIMON-VILARASAU-10
SEGIMON-VILARASAU-10

press to zoom
SEGIMON-VILARASAU-11
SEGIMON-VILARASAU-11

press to zoom
1/11

Segimon Vilarasau estudia en Barcelona y Cuenca, dedicándose principalmente a la pintura. De la disciplina pictórica le interesa su historia, su materialidad, y su componente narrativo, fuertemente ligado a la figuración.

La figuración y su narratividad tienen para él un especial vínculo con la escritura, que ha venido explotando en forma de juegos de lenguaje, presentes tanto en las propias composiciones como en sus títulos.  A menudo las obras surgen de palabras o frases sueltas que acaban por crear un espacio peculiar por medio de inesperadas asociaciones entre estos distintos campos de significación.

Respecto a la práctica pictórica, su interés está centrado en el aspecto performativo del propio acto de pintar, concediendo particular relevancia a las condiciones tanto espaciales como temporales en las que pinta. Esta  actividad produce cuadros, pero éstos no dejan de ser un accidente: restos físicos de la experiencia.