logo_transparente_-_luis_burgos_galerí
Momeñe-phe-web24.jpg
war_0363 bn2.jpg

PHE20

Eduardo Momeñe

We Were Not There

15/6 - 30/9

Inauguración 3/9

war_9381.jpg

We Were Not There

We Were Not There ilustra el recorrido que realizó Eduardo Momeñe por los escenarios de conflicto de la Segunda Guerra Mundial durante más de veinte años.

El relato fotográfico está narrado con reflexiones del propio artista y de los poetas y escritores Jordi Doce y Jon JuaristiAlfonso Armada.

2020

198 pags.

Nuestra memoria está compuesta por lo que recordamos y lo que acumulamos en archivos de todo tipo, desde agendas de bolsillo a ordenadores cuánticos, pasando por museos, bibliotecas y grabaciones de ópera. Pero una parte esencial de la memoria, la que construye los vínculos que nos permiten vivir juntos, es la memoria social, que abarca lo que nos recordamos unos a otros. Por eso, desde los tiempos más remotos, los hombres se han instado entre sí a recordar. La forma verbal conjugada que más se repite en la Biblia hebrea es Zajor!: “¡Recuerda!”. Un imperativo dirigido a cada generación. Hay que recordar porque lo natural es el olvido.

Jon Juaristi, 2020.

El proyecto de Eduardo Momeñe rebasa con mucho las coordenadas de la Segunda Guerra Mundial, aunque el trauma de la Shoah y la destrucción 67 masiva de esos años está sin duda en el centro de sus inquietudes (algo evidente desde la cubierta misma de este libro, que muestra a su hija Virginia jugando con su muñeco de peluche en una explanada de Dachau) . We Were Not There recoge el testimonio de aquellos que se han enfrentado antes o después al proyecto totalitario: el carpintero Georg Elser, condenado por el intento de asesinato de Adolf Hitler y otros miembros del Partido Nazi a finales de 1939; Sophie Scholl, «la Rosa Blanca», estudiante de la Universidad de Múnich ejecutada en 1943 junto con su hermano Hans Scholl y con Christoph Probst por conspirar internamente contra el régimen nazi; Jan Palach y Jan Zajíc, las «antorchas vivientes», que se autoinmolaron en el invierno de 1969 para protestar contra la invasión de Checoslovaquia por las fuerzas soviéticas y el fin de la Primavera de Praga; las víctimas de la masacre de Katyn ya mencionada; o los ciudadanos casi anónimos –pequeñas chapas metálicas en blanco y negro recuerdan sus nombres y la manera de su muerte– que acabaron sus días en Berlín, «by the wall».

Jordi Doce, mayo 2020.

diseño web: marionettadesign

2019 © Luis Burgos  Todos los derechos reservados