CATALINA OBRADOR

 

Catalina Obrador

Conjunto de acciones poeticas y dibujos basados en la frase de Audre Lorde “lo personal es politico”

Por pura casualidad, Gustave Affeulpin inventó un rayo que reducía la materia.Para probarlo, utilizó el solar de las obras del centro cultural que estaban construyendo frente a su casa. El rayo funcionó y creó, bajo lo que pronto sería el Centro Pompidou, un espacio subterráneo de 45 plantas de profundidad. Un espacio abierto y diáfano que acabaría convirtiendose en un Doble-Negativo de la institución de la superficie. Un Gemelo Malvado, un Mundo Bizarro bajo la estructura oficial donde, como en el mundo paralelo al de Superman, todo es al revés. Sil a institución es formal, vertical y finalista, en el doble subterráneo todo es amorfo, difuso e inacabado, desde el espacio a las costumbres. Parisinos de toda clase e inquietudes lo habitan como les viene en gana, creando sobre la marcha una realidad paralela bajo los adoquines.

Lo más lejos posible de París, en un pueblo del Llevant mallorquín se ha materializado, pegado a la Casa de Cultura, un “espacio en construcción permanente” . La amalgama de personas que se han acercado a poblarlo, lo van llenando de contenido.(1)

Ocupa la mitad exacta de un antiguo caserón que, tras una division salomónica y varias generaciones de propietarios, acabó siendo víctima de la fiebre española por la Casas de Cultura (una mitad) y de la burbuja inmobiliaria (la otra mitad). La existencia de una obra  medio terminar, y sin perspectiva clara de futuro, posibilitó la mateialización de este espacio autogestionado de pueblo, que por el hecho físico de compartir edificio con su equivalente municipal, hace evidentes las opuestas formas de entender la creacioón artística, su disfrute, difusión y papel en el lugar que ambos habitan.(2)

De estos dos lugares, uno sé que es una ficción literaria y el otro creo que es un método de trabajo.

Este método de trabajo se basa (en otras cosas) en la disolución.  En la disolución de los límites, de las intenciones y de las responsabilidades.

En la disolución de las expectativas, de los medios y de las formas.

En una disolución de una misma en el lugar que habita.

(1) Este es el argumento de “La soi-disante utopie du Centre Beaubourg” de Gustave Affeulpin, seudónimo del sociólogo de origen suizo Albert Meister.

(2) Can Timoner, es efectivamente un lugar/colectivo autogestionado en Santanyí. Si el beaubourg de ficción es un reflejo subterráneo que se puede ignorar por existir prâcticamente en un universo paralelo, Can Timoner, nuestro beauborg, esx un gemelo siamés que unido por el costado a su doble, no le deja dormir con sus ronquidos, se emborracha a deshoras y tiene gustos opuestos en cuanto a la comida y el trato con la gente se refiere.

PS:

Acta Fundacional de 23 Puntos sin Conexión Aparente o Elogio de la asamblea como método de trabajo:

Fecha:Hoy

Asistentes:1

Orden del día:

Punto 1: Lo importante es participar.

Punto 2: Calentar la silla es otra forma de poner el cuerpo.

Punto 3: La repeticiòn es una solución.

Punto 4: Quien habla el último habla mejor.

Punto 5: Si no nos gusta, no nos vamos.

Punto 6: Dar vueltas sobre lo mismo para llegar al mismo sitio.

Punto 7: Por las buenas, por las malas o por las indiferentes.

Punto 8: El consenso es bueno cuando es divergente.

Punto 9: Trabajar por comisiones tiene sus razones.

Punto 10: Ir con la corriente, preferentemente.

Punto 11: No porfiar.

Punto 12: El control del tiempo es control del pensamiento.

Punto 13: El campo expandido de la asamblea pasa por la cocina.

Punto 14: Todos los automatismos suman.

Punto 15: La autonomía empieza donde empieza la bebida.

Punto 16: Actas y hechos. Dos partes importantes.

Punto 17: Mensajitos de Wassap y grupos de Telegram.

Punto 18: La mayoría de uno sólo puede ser resistida, nunca vencida.

Punto 19: El empoderamiento es obligatorio. Si no, no tiene gracia.

Punto 20: La mayor parte del tiempo es lo más importante

Punto 21: Las primeras preguntas parecen tonterías, pero lo son.

Punto 22: “Todo bien, pero…” Una herramienta sincera y educada.

Punto 23: Ruegos y preguntas.

Siendo una de esas personas que en ocasiones ven el arte como algo lejano y difícil de entender, que no ocu,ta su falta de entendimiento, e incluso ignorancia ante determinadas creaciones, cuando Catalina se dirigió a mi para hacer una reseña sobre ella en éste en éste catálogo, no pude ocultar mi sorpresa. Ni soy experta, ni represento una regiduría vnvulada al mundo del arte y de la cultura, y en numerosas ocasiones le he manifestado mi incapacidad para entender lo que hace. Por este motivo, estas liíneas no van sobre su perspectiva del mundo, ni de cómo experimenta la realidad a través de sus creaciones. No soy la persona adecuada.

Catalinaes una de esas personas que estimulan, que crean sentimientos intensos y nutren la curiosidad. De apariencia frágil y voz dulce, es una sinvergüenza con mucha personalidad.Sólo ella se zambulle en el asfalto, inicia una búsqueda de vaginas y se enfunda en un disfraz paseándose por la plaza mayor del pueblo con una sencillez y espontaneidad envidiables. Así es como me has llegado Catalina, curiosa, entusiasta, ingeniosa, divertida… y con altas dosis de locura.

Gracias por confiar en mi.

Maria Pons Monserrat